image_of_breaking_chains_with_cross-part

Pero Cristo nos ha rescatado de la maldición dictada en la ley. Cuando fue colgado en la cruz, cargó sobre sí la maldición de nuestras fechorías (**desobediencia y rebeldía). Pues está escrito: Maldito todo el quees colgado en un madero. (Gálatas 3:13 Nueva Traducción Viviente- NTV- **mi adición a esta versión para aclarar que no fueron solo actos desagradables sino que fueron la desobediencia y la rebeldía en contra de los mandamientos de Dios.)

La Maldición Como Obra del Diablo

Estamos viendo que la maldición es obra del diablo y no es obra de Dios. Usamos numerosas escrituras y traducciones para comprobar esta verdad y corregir la idea que Dios es el autor de la maldición. Dios mismo le dijo a Adán que fue su culpa que la maldición vino sobre la tierra por causa de su desobediencia y rebeldía (Génesis 3:17 RVA).

Cristo se manifestó para deshacer las obras del diablo (1 Juan 3:8) y nos redimió de la maldición, así que la maldición no puede ser la obra de Dios. Cuando se estudia la maldición dictada en la ley en Deuteronomio 28:15-68, suena como si Dios es el autor de la maldición. Esto es un problema para el que cree las ideas tradicionales sin estudiar mas a fondo. En Deuteronomio 28 hay claves y respuestas. 

Aquí tienes puntos importantes que empiezan a desenredar todo esto:

 

  1.  La maldición viene por causa de desobediencia a los mandamientos. Deut. 28:15, 47, 62
  2. La maldición viene por causa de Dios entregar al rebelde y desobediente al enemigo. V.25- Asi pasó con Job, igual a  1ra Cor. 5:5, Nehemías 9:27-30, Mat. 18:34, 35; 1ra Tim. 1:20.
  3. La maldición es expresión de la muerte y el pecado. Gen. 2:17, 3:17- Dios llama toda expresión de la muerte en la tierra la maldición- Rom. 5:12; Heb. 2:14, 15; 1ra Cor. 15:26; Apoc. 22:3.
  4. Toda enfermedad y dolor está bajo la maldición (Deut. 28:61). TODA enfermedad viene por causa de la opresión del diablo. Ver Hechos 10:38. Entonces mira a Mateo 4:23, 24. TODOS los que Jesús sanó fueron oprimidos por el diablo (Hechos 10:38). Ni una sola persona que Jesús sanó en TODO Su ministerio fue oprimido por Dios. Jesús sanó a multitudes enteras de toda enfermedad y dolencia. Jesús nunca le dijo ni a uno de entre multiples miles de personas que Dios era el autor de su enfermedad o dolor. 

Oye este mensaje y empieza a enderezar tus pensamientos conforme a la Palabra de Dios. Muchos no reciben sanidad o un milagro hoy porque culpan a Dios por sus problemas, dolencias, y/o enfermedades. Mientras uno siga culpando a Dios uno no puede recibir ayuda de El. Asi hay muchos hoy entre cristianos. La exposicion de la Palabra te trae luz de Dios hoy (Salmos 119:130).  

1.     

Share | Download(Loading)