key_to_unlock_door_with_light.jpg

¿Por qué hay tantas condiciones en las Escrituras y en las promesas de Dios? Es sumamente difícil, si no imposible, encontrar una promesa en la Biblia que no tenga condición conectada con ella. Algunos predican y enseñan que no hay condiciones, y que todo está disponible en Cristo sin condiciones. No se que “biblia” usan estos herejes, pero la SANTA Biblia enseña todo lo contrario. Si, aun en aquel que llaman estos el gran “apóstol de la gracia,” el enseñaba en TODAS sus epístolas que hay condiciones. Lo mismo hacen los apóstoles que escribieron sus epístolas: Pedro, Santiago, Judas, y Juan. Ni uno enseña algo que pueda llevar a la conclusión que no hay condiciones en el evangelio.

Mira estas escrituras que siguen. Estas son súper breves ejemplos de versos en el Nuevo Testamento y nota las condiciones que subrayé y enfaticé (Reina Valera 1960):

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mateo 6:33).

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. (Mateo 7:7, 8)

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado… sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán (Marcos 16:16, 18b).

El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él… El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él (Juan 14: 21, 23).

Por quien (Jesucristo) hemos obtenido acceso por medio de la fe a esta gracia… (Romanos 5:2a).

…que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo (Romanos 10:9).

Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados (1ra Corintios 11:31).

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios (2da Corintios 6:14-18, 7:1). 

Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? (2da Corintios 13:5) 

…para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu (Gálatas 3:14).

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios (Efesios 2:8). 

…(Jesucristo) en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro (Colosenses 1:22, 23).

¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho (Santiago 5:14-16).

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad (1ra Juan 1:9). 

Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones…. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará (Santiago 4:6-8, 10). 

De nuevo pregunto: ¿Por qué hay tantas condiciones en las Escrituras y en las promesas de Dios? Una razón es que las condiciones son como la válvula de protección del contenido. No es para todo el mundo, a menos que se cumplan las condiciones. ¿Porque no quitar todas las condiciones y restricciones y hacerlo todo sin responsabilidad y fidelidad a Dios? Sin restricciones y condiciones sobre las promesas los enemigos de Dios tendrían acceso a todo en el reino de Dios. ¡Dios no quiere que los que se oponen a El tengan acceso a los beneficios y bendiciones, a menos que vengan a través del arrepentimiento, humildad, y la fidelidad a El! 

Lo que Jesús hizo por nosotros a través de Su gran sacrificio es SIEMPRE primero y lo principal, PERO a esto le añadimos la obediencia, fidelidad, servicio incondicional, arrepentimiento y confesión de pecados después de recibir a Cristo cuando pecamos, cumplir con sus mandamientos morales, amar al prójimo, con sumisión a Dios y Su Palabra, estas son las llaves que dan entrada en los beneficios del reino. ¡Vea a 2 Pedro 1:4-11! Los que siguen a el enemigo (satanás, diablo, el mundo) y sus obras NO tienen acceso a Dios, a Cristo, ni a Su reino (Vea a Gálatas 5:19-21; Efesios 5:3-5, 1ra Corintios 6:9,10). Los que siguen a Dios todos los días tienen acceso a El. 

Hablamos de todo esto y mas en esta grabación. ¡Gloria a Dios! 
 
Share | Download(Loading)